No soy para nada proclive a realizar críticas de carácter político, pero esta noticia, como canario que soy, me ha tocado la fibra sensible. Resulta que he descubierto que en Canarias no sólo mantenemos un alejamiento geográfico respecto a la Península Ibérica, sino también económico, porque la crisis no debe haber llegado aún al Gobierno